CUATRO CANTOS PENITENCIALES


Ver partitura / View score Oír la música / Listen to the music
De profundis clamavi De profundis clamavi
Christus factus est Christus factus est
Tristis est anima mea Tristis est anima mea
Tenebrae factae sunt Tenebrae factae sunt

bv 1 ag 21

Cuatro cantos penitenciales, 1999, TTBB, Dificultad: Media-alta. Texto: Latín Litúrgico. 15.00 min. (total)

4.90 €

-

CUATRO CANTOS PENITENCIALES: Escritos por encargo del coro Kuukai de Tokio, dirigido por Kuriyama Fumiaki. Fecha de composición,  entre diciembre 1998 y enero 1999. Los cuatro motetes para coro de hombres plantean una estética basada en la clásica idea de aportar al texto una línea melódica clara y expresiva, casi en el más puro estilo romántico. La armonía, de carácter tonal intenta aportar en cada momento la máxima intensidad expresiva siendo ésta siempre planteada para reforzar el significado de cada una de las palabras utilizadas.

Primer canto: DE PROFUNDIS CLAMAVI. Para diversos tiempos.

Estructura: intro (0-10) + A [a (10-23) a’ (23-34)] + B [b (35-54) b’ (55-68)] + coda (69-74).

Llama la atención la utilización tanto al principio como al final de la obra de un “parlato” cuya finalidad es la de que los sentimientos más profundos nazcan desde el interior para aflorar posteriormente en el canto y retornar de nuevo a lo más íntimo del ser humano. Es una plegaria que trata de invitar al recogimiento ante la próxima muerte de Cristo.

Segundo canto: TRISTIS EST ANIMA MEA. Feria V in Cena Domini. Ad matutinum in primo nocturno.

Estructura: A [a (0-27) a’  (27-41)] + B [b (41-48) b’ (49-53)] + coda (54-64)

Con la utilización de este fragmento del texto trato de remarcar la tristeza que produce en el cristiano la cercanía de la muerte de Cristo. He utilizado como forma  musical una especie de “ostinato” tanto melódico como armónico, en imitación a la liturgia ortodoxa. A destacar en este número la idea de interpretación plana sin dar demasiada importancia a la acentuación, consiguiendo de esta forma un efecto de tristeza contenida.

Tercer canto: CHRISTUS FACTUS EST. Antifona Feria V in Cena Domini. Ad laudes

Estructura: intro (1-10) + A (11-24) + puente (25-28) + B (29-46) + coda (47-50).

La utilización del texto la concibo como una reflexión sobre el concepto cristiano de la muerte de Cristo: “se hizo por nosotros, sufriendo hasta entregar su propia vida”. La música desde un punto de vista melódico la podríamos definir como descriptiva, yendo paralela en todo momento con el significado de las palabras.

Intento reflejar el ambiente de la música utilizada en las procesiones en España, sobre todo cuando el texto dice “Propter quod est Deus”, los tenores segundos, barítonos y bajos tratan de imitar el redoble de los tambores y los tenores primeros cantan imitando a las cornetas.

Cuarto canto: TENEBRAE FACTAE SUNT. Gradual. Feria V in Cena Domini. De missa vespertina.

Estructura: A (1-16) + B (17-37) + C [c (38-53) c’ (54-60)]

Es posiblemente el texto que con mayor profundidad he analizado, ya que desde muy pequeño estuvo presente en mí al ser utilizado siempre en la función litúrgica de la Semana Santa en mi ciudad, Hondarribia. Cuando escuchaba al coro de hombres cantar el motete escrito por T. L. De Victoria me sentía perturbado: aquella música tenía algo muy especial para mí. El carácter  es semejante a la obra anterior aunque he intentado añadirle una armonía que aporte mayor dramatismo a la unión música-texto. Al finalizar la obra he querido, tanto con la melodía  como con la armonía mostrar “la entrega esperanzada de Cristo en las manos de Dios Padre”.